El tráfico sexual que comienza en América del Sur se queda allí

Las mujeres y niñas en América del Sur tienen más probabilidades de convertirse en víctimas de tráfico sexual dentro de su propio país o en países vecinos que de ser traficadas a través de continentes, dijeron distintos funcionarios, instando a la cooperación entre los gobiernos regionales.

La explotación sexual de mujeres y niñas sigue siendo la forma más común de trata de personas en América del Sur, y la mayoría de las víctimas identificadas en los últimos dos años provienen de su propio país o región (Colombia), según las últimas cifras de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. (UNODC).

La tendencia hoy en día es que hay un aumento del tráfico dentro de la región de América del Sur, hacia los países vecinos, especialmente con aquellos que compartimos cruces terrestres”, dijo Gilberto Zuleta, coordinador de proyectos de la UNODC en Colombia.

Los países de la región tienen que coordinar esfuerzos para fortalecer su capacidad de identificar a las víctimas y enjuiciar”, dijo a la prensa en Bogotá.

En Colombia, que comparte frontera con Venezuela, las redes delictivas locales que dirigen redes de tráfico sexual se dirigen cada vez más a mujeres venezolanas indigentes y niñas migrantes que huyen de su tierra natal buscando mejores recursos, según el fiscal estatal Mario Gómez.

La esclavitud sexual no puede ser la única forma de sobrevivir para estas personas», dijo Gómez. El número de víctimas es muy grande en lugares donde hay mucho turismo sexual y en la frontera. Sin embargo, no existe un censo que permita determinar la cantidad de personas involucradas.

Durante el año pasado, las autoridades locales encontraron a decenas de mujeres venezolanas obligadas a prostituirse viviendo en «condiciones inhumanas», a menudo en sótanos en las ciudades turísticas de Colombia, con poca comida y sus documentos incautados, dijo Gómez. Hasta ahora, unos tres millones de venezolanos han huido del colapso económico y la escasez de alimentos y medicinas en su tierra natal.

Es probable que el éxodo masivo de personas continúe después de que el presidente venezolano Nicolás Maduro prestó juramento por otro mandato de 6 años la semana pasada en medio de críticas globales de que su liderazgo es ilegítimo debido a las disputadas elecciones del año pasado.

Esta continua migración de mujeres y adolescentes venezolanas, debe ser enfrentarla dándoles oportunidades de mejora económica. Las mujeres venezolanas también estaban siendo atraídas a la explotación sexual en Colombia por sus amigos, a menudo quienes ya habían sido forzados a trabajar como reclutadores y prostitutas por bandas criminales.

“Son los mismos venezolanos quienes están atando a otras mujeres”, afirmó Gómez a la Fundación Thomson Reuters.

Gómez dijo que también le preocupaba que las mujeres colombianas y venezolanas fueran atraídas por falsas promesas de ganar grandes salarios en el extranjero, solo para ser traficadas a la prostitución forzada en las islas cercanas del Caribe, incluida Trinidad y Tobago.

La experta en derechos del niño de la oficina del inspector general de Colombia, Adriana Herrera, dijo que un número cada vez mayor de adolescentes de Colombia y Venezuela trabajaban como prostitutas en las autopistas de algunas partes del país.

Los camioneros pagan y abusan sexualmente de niñas menores de edad en las carreteras”, dijo Herrera, quien pidió a las asociaciones de camioneros que ayuden a combatir el problema. «Sabemos que es una práctica que continúa y estamos trabajando en ello».

En un escenario similar, ser mujer o niña en América Latina aumenta el riesgo de sufrir prácticas corruptas por parte de los funcionarios públicos. La corrupción no es neutral. Tiene diferentes efectos sobre las mujeres y niñas de América Latina, quienes experimentan prácticas corruptas con mayor frecuencia y de forma específica por su género y su situación de vulnerabilidad. Se trata de actos delictivos que a menudo quedan enterrados por la dificultad de denunciarlos. A veces, estas prácticas se consideran la norma social o ni siquiera se clasifican como corrupción. En otras ocasiones quedan impunes por temor a denunciar, desconfianza de las autoridades, desconocimiento de este tema o porque fracasa la cooperación entre las instituciones.

La corrupción tiene muchas caras. Funcionarios judiciales o policías que exigen favores sexuales a las mujeres a cambio de que las ayuden a ellas o a sus familiares en los trámites que realizan sus oficinas. Profesores universitarios que piden intercambios sexuales a sus alumnos si quieren aprobar.

Los agentes de policía pagados por las redes de prostitución o de trata de personas para mirar hacia otro lado o incluso colaborar activamente. Guardias de prisión que permiten que las niñas y mujeres sean introducidas para ser explotadas sexualmente por los líderes de una organización criminal. Sin dudas, el poder permite a los funcionarios controlar y hacerse cargo de la propia actividad delictiva.

Deja una respuesta